domingo, 10 de noviembre de 2013

COHERENCIA - Y, SI ES PRECISO, LOS JUECES

ESTE ES EL COMENTARIO QUE HE HECHO YO SOBRE EL TEXTO...

Vamos a analizar los aspectos que dan coherencia al artículo titulado “Y, si es preciso, los jueces”, de Enrique López Francos, publicado en el periódico diario La Razón el 28 de marzo de 1999.
Este artículo trata el tema de la anorexia, concretamente los datos y las formas de solucionarla. Podríamos enunciarlo así: “La anorexia: datos y formas de solucionarla”.
Resumiendo el texto, diremos que, ante el aumento de casos de anorexia y la alarma social que ello provoca, el autor propone tres frentes para luchar en contra de ella. El primero es la educación, unión de familia y colegio, para fomentar la salud. El segundo es la acción social (Ministerio de Sanidad, televisión, publicistas, enunciantes y diseñadores; formación de profesionales sanitarios y sociosanitarios; y dotación de servicios médicos especializados, concretamente). Y, por último, la acción judicial.

Externamente, el texto se compone de un titular (“Y, si es preciso, los jueces”) y un cuerpo, el cual consta de veinticuatro líneas divididas en cinco párrafos de desigual extensión.

A nivel interno, podemos dividir el texto en dos partes. La primera abarcaría los dos primeros párrafos, donde encontramos la tesis del texto (la necesidad de entender la anorexia como un problema social para poder darle una correcta solución desde la implicación de distintos frentes).
La segunda parte estaría formada por los tres párrafos restantes, ya que en cada uno de ellos se nos explica cada uno de los tres frentes que se nos enuncian en la primera parte (la educación, la acción social y la acción judicial).

Puesto que hemos localizado la tesis en el primer párrafo, aunque de manera implícita, y hemos visto su desarrollo a lo largo de los tres párrafos siguientes, podemos decir que la estructura del texto es analizante o deductiva.

En relación a la estructura interna, podemos hablar de la progresión temática del texto. Esta es de temas derivados, ya que la información nueva que se da sobre el tema inicial (el aumento de casos de anorexia) contiene, en este caso, tres subtemas, que se corresponden con los tres frentes de actuación contra la anorexia (educación, acción social y acción judicial), los cuales aparecen desarrollados.
Dicho de otra manera, presentamos el siguiente esquema explicativo:
1.       Datos sobre la anorexia
1.1.    Epidemia del siglo XXI
1.2.    Hay que actuar para combatirla
2.       Frentes en los que actuar
2.1.    Educación
2.1.1. Familias
2.1.2. Colegio
2.2.    Acción social
2.2.1. Ministerio de Sanidad
2.2.2. Televisiones
2.2.3. Diseñadores, publicistas y anunciantes
2.2.4. Formación de profesionales sanitarios y sociosanitarios
2.2.5. Dotación de servicios médicos especializados
2.3.    Acción judicial
2.3.1. Administración de Justicia

Para terminar con el análisis de la coherencia, hablaremos de los argumentos en los que el autor apoya su tesis. Dichos argumentos podemos agruparlos en datos y cifras por una parte y, por otra, de ejemplificación. En el primer grupo encontramos: “represente el 2 o el 3 por ciento del total de jóvenes entre 15 y 24 años”, líneas 1-2; “en los últimos años se han estabilizado los ingresos por anorexia”, línea 5) y en el segundo grupo, “un juez de Barcelona” (línea 18), “en Madrid” (línea 20), “la Agencia para la Tutela de Adultos” (línea 21), “la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales” (línea 22).

ESTE COMENTARIO LO HE ENCONTRADO EN UN MANUAL
El texto de Enrique López Francos, “Y si es preciso, los jueces”, trata el tema de las medidas para combatir la anorexia (defendiendo el recurso a la acción judicial cuando sea imprescindible).
En resumen, la anorexia es un grave problema social que requiere el uso de una serie de medidas para. Hay tres tipos de medidas: educativas (desde la familia y la escuela), sociales (ejerciendo presión sobre las televisiones, publicistas y diseñadores) y judiciales: cuando todo lo demás falla, la acción judicial está justificada para evitar la autodestrucción del individuo. El título del texto, remático, ya apunta a esta tercera medida y a la tesis defendida por el autor.
El texto se estructura en tres partes. La introducción ocupa los dos primeros párrafos: en el primero el autor explica que no importa el número de afectados sino que la anorexia es una grave enfermedad de nuestro tiempo; en el segundo párrafo indica que, a pesar de que ha descendido el número de ingresos por anorexia, hay que enfrentarse a ella para erradicarla. Como ideas secundarias de esta parte tenemos los datos numéricos concretos y las metáforas empleadas (delgada línea roja...).
En el desarrollo (líneas 9-26) el autor expone tres de las medidas con las que se puede hacer frente a la anorexia. En el tercer párrafo del texto nos habla de que habría que actuar, en primer lugar, desde la educación, de tal forma que familias y colegios actúen conjuntamente para informar a los jóvenes de esta enfermedad. El cuarto párrafo incide en que otro de los frentes sería la acción y presión social sobre las televisiones públicas y privadas para que no fomentaran modelos de belleza que inciten a la anorexia. En el quinto párrafo se expone que, como último recurso, se accedería a la acción judicial. Como ideas secundarias destacan el ejemplo del juez de Barcelona y de la Agencia para la Tutela de Adultos.
La conclusión está en las últimas líneas (26-28): no se trata de un problema alimentario sino que el ser humano se autodestruye inconscientemente, lo que justifica que la Justicia pueda actuar. En realidad, ésta es la tesis del texto, puesto que las dos medias anteriores ya son conocidas y algunas ya se vienen aplicando desde hace tiempo.
Nos encontramos, por tanto, ante una estructura sintetizante o inductiva, en la que la tesis, explícita, cierra el escrito (Estamos ante problemas sociales que reclaman, cuando es imprescindible, la actuación de la Administración de Justicia. No hablamos de problemas alimentarios, sino de una autodestrucción inconsciente).
Para defender su tesis, el autor expone a lo largo del texto una serie de argumentos basados en datos (especialmente en los dos primeros párrafos), generalizaciones indiscutibles (párrafos 3º y 4º) y ejemplificaciones (último párrafo).
El primer tipo de argumento se concreta en los datos numéricos que aporta sobre el número de afectados: cien mil o quinientos mil, 2 ó 3% del total de jóvenes entre 15 y 24 años (lín. 1-2); los datos de la Consejería de Sanidad y del Insalud sobre la estabilización de los ingresos (5-6); el caso del juez de Barcelona (21-23) que ingresa a los anoréxicas y el aumento de familias que no cuidan a los incapaces según una denuncia (23-26). El argumento de analogía asimila la actuación de la Agencia para la Tutela de Adultos con a la actuación judicial en el caso de la anorexia (lín. 23-26). Por último, se recurre a una serie de generalizaciones indiscutibles aceptadas por la mayoría: la anorexia provoca alarma social (párrafo 1), la salud debe potenciarse en la escuela (párrafo 3), la televisión y la publicidad colaboran a fomentar la anorexia (párrafo 4).
Nos encontramos ante un texto coherente en su presentación y estructura fundamentalmente por el mantenimiento de un tema constante (la anorexia y sus soluciones), que es único a lo largo del texto y que va progresando a través de su ordenación lógica, como hemos visto al analizar la macroestructura del texto: planteamiento del problema, posibles soluciones, refuerzo de la solución general...


No hay comentarios:

Publicar un comentario