sábado, 23 de enero de 2016

VALORACIÓN PERSONAL DEL TEXTO "LA SECTA" (EXAMEN PAU - JUNIO 2012)

TRES RESPUESTAS AL APARTADO DE "VALORACIÓN PERSONAL" DEL TEXTO
"LA SECTA" (EXAMEN PAU - JUNIO 2012)

(UNA RESPUESTA)
En primer lugar, para realizar la valoración del texto, podemos decir que presenta las características necesarias para ser un buen texto: es perfectamente adecuado, está cohesionado y es coherente. Además, no vemos contradicciones y tampoco la autora se desvía del tema con digresiones.
También podemos decir que el texto trata un tema que suscita el interés del lector puesto que, al tratarse de un tema de actualidad, podrá verse identificado muy probablemente con la información que ofrece sobre las redes sociales y los aparatos electrónicos.
Desde mi punto de vista, asiento con respecto a la opinión de la autora ya que, entre otras razones, tampoco poseo Twitter, puesto que pienso que no es útil ni necesario anunciar a todo el mundo qué estás haciendo, pero sí que no podría pasar unas horas sin ordenador o móvil (en una ocasión tuve que arreglar mi móvil y estuve un mes entero sin él; me costó muchísimo acostumbrarme a no tenerlo, lo que muestra la dependencia de la que habla la autora).
En conclusión, podemos decir que, si bien es cierto que necesitamos la tecnología de forma exagerada, tampoco podemos dejarla por completo ya que, como dice la autor al inicio del texto, “la vida es más virtual que real”.
(Debes dar más razones para apoyar tu opinión)

(OTRA RESPUESTA)
En cuanto a la valoración del texto podemos afirmar que es adecuado, tiene perfecta coherencia y está cohesionado, por lo que es un buen texto (gramatical y textualmente hablando).
Vemos que, aunque hace algo más de dos años de su publicación, sigue siendo un tema actual, pues la tecnología, su utilización y las redes sociales son algo propio, o siguen siéndolo, de nuestra vida cotidiana. La autora trata de llamar nuestra atención y de que reflexionemos sobre el tema, el cual es tratado con profundidad dando los diferentes ejemplos de su propia experiencia y del uso de las redes sociales.
Podríamos afirmar que pertenece a un sistema de valores pragmático, pues el texto gira en torno a la utilidad de la tecnología y de las redes sociales. También podría pertenecer a un sistema ético reflexionando sobre el uso que hacemos de esta, pues podría crearnos adicción.
El tema tratado es de gran importancia pues está sujeto a debate desde su surgimiento ya que la tecnología es algo ventajoso pero puede sernos también perjudicial.

En cuanto a la opinión de la autor, coincido por completo con ella. Desde que se inventó la tecnología hemos estado ensalzándola hasta el punto de que actualmente hemos llegado incluso a ser sus esclavos. No podemos negar que esta sea importante y útil en nuestras vidas, pues nos ayuda en nuestro trabajo en la búsqueda de información o, por el contrario, en su almacenamiento, puede ayudarnos a buscar trabajo, casa, alojamiento, viaje… Es decir, que nos facilita la vida. Pero es por esto, quizás, que nos esclaviza, pues, desde que descubrimos esto, recurrimos sistemáticamente a ella. Lo que otrora hubiéramos buscado en una enciclopedia o en algún libro, actualmente lo buscamos en la red, virtualmente.
Debemos darnos cuenta de que su utilidad no puede hacernos dependientes de ella y ponernos nosotros mismos límites para poder avanzar, no retroceder o tener que deshacernos de ella.
Personalmente veo esto prácticamente cada día, pues, aplicaciones como Twitter crean adicción a mi alrededor pero otras como Whatsapp la han creado en mí. Esto me afecta, pues ya no concibo, y al igual que yo muchas personas, vivir sin móvil, y mucho menos sin esta aplicación.
En conclusión, creo que deberíamos replantearnos esto y darnos cuenta de que, como seres inteligentes, podemos hacer un uso también inteligente de la tecnología o esta nos quitará la cualidad que, se supone, es la más importante que tenemos.

(OTRA RESPUESTA)
Ahora pasaremos a realizar la valoración personal.
El artículo de Carmen Rigalt no es actual, ya que fue escrito en el año 2012.
El contenido que trata la autora es muy oportuno, ya que se trata de un tema de actualidad. Las nuevas tecnologías y las redes sociales como Twitter son algo muy presente en nuestro día a día. La autora trata el tema con gran profundidad, puesto que aporta ejemplos, habla de su propia experiencia y conoce muy bien el tema del que habla, en el caso de Twitter, ya que habla de quién lo usa, cómo se usa y para qué; al igual que la evolución de los sistemas operativos.
La autora capta la atención del receptor muy fácilmente y orienta la opinión del lector hacia la suya, tratando de hacerle ver lo que está ocurriendo en la actualidad con las nuevas tecnologías. Esto lo consigue utilizando diferentes sistemas de valores. Por un lado, utiliza el sistema ético, ya que de algún modo nos intenta hacer ver si es bueno o malo el uso que se le da a Twitter. También utiliza el sistema pragmático, ya que nos hace ver que las nuevas tecnologías son útiles a pesar de cómo se utilicen después y para qué.

En mi opinión, la autora tiene razón, puesto que la tecnología está avanzando más que nunca y realmente ya estamos en el futuro.
Aunque yo no he llegado a conocer el sistema operativo MS-DOS, he utilizado muchos diferentes. A pesar de lo joven que soy, he utilizado Windows 95, Windows XP, Windows Vista, Windows 7 y Windows 8, entre otros. Cada vez añaden nuevas cosas a los ordenadores y parece increíble lo que se puede hacer y lo que se podrá.
El ejemplo de los teléfonos móviles también es impactante, puesto que en aproximadamente diez años han pasado de utilizarse para hacer llamadas a usarse para todo, como cámara de fotos, reproductor de música, GPS, para conectarse a Internet, etc. Las llamadas han pasado a un segundo plano. Un móvil, que solo “los mejores” podían tener, ahora lo tiene todo el mundo. Incluso niños de ocho años ya tienen móvil con conexión a Internet y Whatsapp, cuando yo pude tener móvil años más tarde y de segunda mano.
En el caso de las redes sociales, también es impactante cómo nos influyen. Cada vez existen más. Yo, personalmente, creo que tengo demasiadas. Se empieza por una y acabas teniendo veinte más.
Aunque tienen sus ventajas, no siempre nos benefician. Con las redes sociales hemos perdido parte de la privacidad e intimidad y además somos más fríos en persona.
En resumen, deberíamos pararnos a pensar si realmente vale la pena pasarse el día pendientes del móvil, incluso cuando quedamos con nuestros amigos, o si debemos vivir en la realidad y apartar las nuevas tecnologías. Nunca viene mal desconectarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario